Fase 1: ¿Rentar o no rentar?

FASE 1

¿RENTAR O NO RENTAR?

Hasta hace unos años el sueño de la mayoría de los mexicanos era comprar una casa, sin embargo, la tendencia del comportamiento del consumidor actual muestra que cada vez es más común inclinarse por rentar una casa o departamento.

Rentar un hogar es una opción que ofrece diversas ventajas a quienes se deciden por este modo de vida, de las más inmediatas podemos enlistar que no involucra tantos trámites ni tanto gasto puesto que difícilmente uno entra en un crédito para poder rentar.

Decidir rentar sobre comprar quita un gran gasto y enorme compromiso de la ecuación, no habrá hipoteca por veinte años ni tasas de interés que nos asfixien. Lo único que te debe preocupar es conservar la propiedad en buenas condiciones y, en caso de requerir algún arreglo, no serás tú el responsable, tu casero deberá correr con los gastos.

Existe el mito urbano de que al rentar uno regala su dinero y que ahorrar se vuelve poco menos que imposible, sin embargo, en la práctica rentar no sólo permite el ahorro, también da un mayor margen de movimiento a las personas pues es relativamente fácil terminar con un contrato para poder mudarse a otro lugar.

LAMUDI TE ACONSEJA RENTAR SI

  • Tienes deudas o quieres ahorrar. Si te encuentras en cualquiera de estos escenarios, lo mejor que puedes hacer es rentar hasta que consigas la estabilidad económica que te permita pagar un enganche o adquirir un crédito hipotecario sin que esto afecte tu nivel de vida y tranquilidad mental.
  • Buscas independizarte de la casa familiar. Si eres primerizo y apenas vas a salir de casa de tus papás no te conviene comprar una casa y asumir una responsabilidad tan grande, lo mejor es que experimentes rentando y descubras lo que significa tener una casa sin adquirir un compromiso de tan largo aliento como lo es comprar una propiedad.
  • Quieres mudarte con tu pareja o iniciar una familia. Sabemos que cuando el amor está en el aire no existen imposibles ni fechas de caducidad, sin embargo, es importante que primero experimentes cómo es vivir con tu pareja y, cuando ambos hayan visto que todo fluye de manera positiva, puedan comenzar a pensar en adquirir una casa.

En cuanto a la familia, tener un bebé es un gran cambio para una pareja, es sinónimo de muchos ajustes y nuevos gastos, involucrarse al mismo tiempo con la compra de una casa puede llegar a ser abrumador, tómate tu tiempo y permite que las cosas se estabilicen, hasta entonces la opción de rentar es la más adecuada.

  • Tienes un trabajo que requiere te mudes de manera constante o eres nuevo en la ciudad. Vivimos en un mundo globalizado donde muchas empresas tienen sucursales fuera del país o ciudad de origen, si por tu trabajo acabas de llegar a una ciudad o bien existe la posibilidad de que te envíen a otro país en un año, lo mejor para ti es rentar.
  • Eres un espíritu libre que no gusta de planificar su vida. Para ti, rentar será la opción puesto que permite que puedas hacer borrón y cuenta nueva siempre que tú quieras, de la noche a la mañana puedes mudarte a otro barrio o incluso a otra ciudad, estado o país.

LAMUDI TE RECOMIENDA

¿Solo o acompañado?

En un mundo donde la Generación Millennial ha llegado a romper con los paradigmas establecidos por las generaciones pasadas, muchos de ellos no sólo prefieren rentar sino hacerlo en compañía de amigos o compañeros de trabajo.

La realidad es que vivir solo ofrece una serie de ventajas que vivir con roomies no tiene, la ecuación funciona a la inversa también, ya que rentar con una o varias personas más también tiene ventajas con respecto a hacerlo solo.

A continuación, Lamudi trae para ti los pros y contras de rentar solo o con compañeros.

Rentar por tu cuenta

Rentar por tu cuenta

Pros

  1. Privacidad y tranquilidad. Eres dueño de un espacio y en él puedes ser tan libre como quieras, también serás el único encargado de la decoración y podrás crear los ambientes de tus sueños.
  2. La limpieza o falta de ella depende sólo de ti, igual que el ruido (salvo por el que provenga de tus vecinos), el orden, básicamente todo. Tú eres quien pone las reglas y el único responsable de cumplirlas.

Contras

  1. Todos los gastos que genere la casa los tendrás que absorber: internet, gas, luz, agua, cuota de mantenimiento, amueblarla también correrá sólo por tu cuenta como también lo hará la despensa, enseres para hacer el aseo: todo es tu responsabilidad.
  2. Si no eres una persona que se sabe administrar, vivir solo puede ser algo muy complicado pues si gastas de más una quincena puedes llegar a tener que prescindir de algunos servicios o meterte en problemas por no pagar la renta a tiempo.

Con Roomies

Roomies

Pros

  1. Si uno de los propósitos que tienes al rentar es ahorrar, vivir con otras personas es una gran decisión pues todos los gastos que genere la casa los compartirán, esto también les da otra ventaja pues, entre muchos, el presupuesto se incrementa y podrían rentar un espacio mucho más grande o mejor ubicado. Los gastos de muebles y electrodomésticos también se reparten al igual que ciertas cosas básicas de la despensa y súper.
  2. En ocasiones el tener compañía es justo lo que necesitamos al llegar a casa, poder cenar o desayunar con alguien. Contar con otra persona si algo sucede.

Contras

  1. Si no estableces las reglas claras desde un principio y no conoces bien a tus compañeros vivir con alguien puede volverse una verdadera pesadilla. Ten cuidado y piensa bien quiénes serán tus compañeros, sobre todo si tú eres el responsable en el contrato pues incluso podrías tener problemas legales si alguno de ellos hace algo indebido o que incumpla el contrato.
  2. Vivir con otras personas es sinónimo de renunciar a mucha de tu privacidad y a tener el control sobre lo que ocurre en tu propia casa.

LAMUDI TE ACONSEJA

Una vez que estableciste que lo mejor para ti es rentar y que lo harás solo o acompañado, es momento de establecer un presupuesto y poner en marcha la búsqueda por tu casa o depa ideal, pero ¿cómo?

No te preocupes, continúa leyendo que Lamudi quiere continuar caminando a tu lado este recorrido rumbo a la renta de tu próximo hogar.


INICIO

SIGUIENTE FASE