5 consejos para millennials sobre el retiro

afore y pensiones

Para tener una vejez tranquila, ahorrar se volvió necesario. Sigue estos consejos para un retiro digno.

Si naciste entre finales de la década de los 90 e inicios de los 2 mil, tu futuro es un tanto incierto, pues para jubilarse y tener una pensión de mínimo $3, 000 pesos mensuales deberás ahorrar por más de 25 años de trabajo.

Esto debido al sistema que exige mil 250 semanas de cotización para poder pensionarte al cumplir los 65 años. El problema radica en que para alcanzar un cifra mayor de pensión, por ejemplo, de 12 a 15 mil pesos al mes, en tu cuenta de Afore deberías tener un millón de pesos.

¿Cómo tener una buena pensión?

De acuerdo con la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) , el 83% de la juventud millennial está interesada en su jubilación y el 57% considera que las Afore son una prestación necesaria, pero el 50% no sabe sobre finanzas personales, aquí te ayudamos:

  1. ¿Ya tienes trabajo? ¡Investiga sobre tu Afore! Cuando recién entras a trabajar o estas en tus primeros empleos poco importa esto en primera estancia para muchos, pero es vital. El Banco de México es quien resguarda el fondo de ahorro, pero puedes hacer un trámite sencillo para cambiarlo al que sea de tu preferencia.
  2. Elige el de mejor rendimiento. Cada bimestre, la Consar publica una tabla sobre el rendimiento y las comisiones que ofrece cada Afore, escoge aquel que tenga más rendimiento con menores comisiones.
  3. Ahorra, ahorra, ahorra. Sí, no será sencillo, pero tampoco imposible. Destina una cantidad mensual a tu ahorro voluntario para lograr un mejor rendimiento a futuro.
  4. No tengas miedo al cambio. Cuando veas tu estado y no te convenzan los montos de la comisión, tienes derecho a cambiarte, fíjate entonces en el rendimiento neto para que estés completamente seguro.
  5. Descuentos en nómina. Una alternativa si te es difícil ahorrar es que pidas a la empresa donde labores que una parte de tu sueldo sea depositado a tu Afore, así te acostumbrarás a no contar con esa cantidad y ajustar tus gastos.

Está comprobado que un ahorro voluntario puede elevar la pensión hasta en un 40% así que pon todo tu esfuerzo, no hay cifras mínimas ni máximas.

Como último consejo, cuando te aventures a pedir un crédito hipotecario, no dejes a un lado tu aportación, equilibra tus gastos para poder continuar y procura que entre ambos no sumen más del 40 % de tus ingresos.