¿Qué puedo estudiar en la universidad para trabajar en bienes raíces?

© Shutterstock

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) se encarga cada año de realizar un análisis profundo sobre más de 60 carreras profesionales que los jóvenes mexicanos eligen y, asimismo, sobre las consecuencias económicas y sociales que comprende esta elección.

Los datos que analizan el año 2016 señalan, entre otras cosas, que hay en México 3.9 millones de estudiantes universitarios y que el sueldo promedio del individuo que finalizó los estudios de la preparatoria es de $6,208, valor promedio que se incrementa a $10,855 si se ingresa al mercado laboral con estudios universitarios.

Lo sobresaliente para aquellos interesados en el sector inmobiliario mexicano es que varias de las carreras relacionadas con este rubro poseen buenos indicadores de una próspera carrera profesional. A continuación, te indicaremos cuáles son y qué es lo que se tiene que estudiar para ser un ingeniero civil o un arquitecto. Además, te explicamos cómo el conocimiento adquirido se aplica en el mercado de bienes raíces.

Construcción e ingeniería civil

© Shutterstock
© Shutterstock

Salario mensual promedio: $ 13,723

Tasa de ocupación: 93.3%

Tasa de desempleo: 6.7%

El conocimiento científico de lo necesario para edificar una estructura es responsabilidad de un ingeniero civil. Entre el saber que se tiene que tener se cuenta la mecánica y resistencia de materiales, el cálculo, el álgebra matricial, la física, el dibujo arquitectónico, etc. Es muy importante, también, tener una habilidad para percibir e interpretar fenómenos físicos.

El principal sector de la economía mexicana que emplea los egresados de estos estudios es el de la construcción, que va experimentando cada año un importante crecimiento.

Arquitectura y urbanismo

© Shutterstock
© Shutterstock

Salario mensual promedio: $12,050

Tasa de ocupación: 93.9%

Tasa de desempleo: 6.1%

Un objeto arquitectónico como un edificio debe integrarse debidamente a su entorno urbano y social, además de proporcionar un placer estético. Así, esta carrera es ideal para aquellos jóvenes con capacidades sobresalientes de análisis que se complementan con una mente creativa e interesada en participar activamente en una comunidad social. La facilidad para resolver problemas matemáticos y geométricos es una gran ventaja para esta profesión.

Como en el caso de los ingenieros civiles, es el sector construcción que emplea la mayor cantidad de arquitectos. Tal no admira, pues ambas profesiones son complementarias y, por lo tanto, necesarias en la erección de un edificio.

Diseño

© Shutterstock
© Shutterstock

Salario mensual promedio: $10,645

Tasa de ocupación: 84.7%

Tasa de desempleo: 12.6%

Algunas de las áreas de estudio con las que se familiarizan estos profesionistas son el diseño de interiores, el diseño de artefactos-objetos y la arquitectura de interiores. Así pues, es común que sus conocimientos sean empleados en la construcción de edificios cuando se trata de planificar la apariencia de los ambientes interiores de las estructuras edificadas, así como también de los objetos que los ocuparán.

Finanzas, bancas y seguros

© Shutterstock
© Shutterstock

Salario mensual promedio: $20,259

Tasa de ocupación: 98.4%

Tasa de desempleo: 1.6%

Esta carrera da la posibilidad de seguir una profesión en la gestión de activos de bienes, que tiene el objetivo de supervisar a clientes en el comercio de los inmuebles y en el desarrollo de proyectos inmobiliarios. Igualmente, permite trabajar como de tasador de propiedades, siendo el trabajo de estos profesionistas el de averiguar el precio de inmuebles que tienen algún tipo de interés comercial para sus clientes.

Derecho

© Shutterstock
© Shutterstock

Salario mensual promedio: $20,259

Tasa de ocupación: 98.4%

Tasa de desempleo: 1.6%

Esta carrera universitaria otorga gran experiencia a aquellos que se desempeñen como agentes o corredores de bienes raíces. Esto porque las responsabilidades que se tendrán que asumir son la redacción de contratos, análisis de los aspectos legales de una transacción o checar que los títulos de propiedad sean verídicos y que estén de acuerdo a las normativas vigentes, entre otros.