Q&A: ¿Qué debo considerar al momento de rentar un inmueble para vivienda?

Q&A: ¿Qué debo considerar al momento de rentar un inmueble para vivienda?

Si después de haberlo considerado detenidamente, has decidido que rentar una casa o un departamento te convienen más que comprar, es momento de iniciar la búsqueda del inmueble en renta perfecto para convertirlo en tu nuevo hogar. Para ayudarte con el proceso, Lamudi, el portal inmobiliario líder en México trae para ti este sencillo cuestionario.

Q: ¿Qué debo buscar en un inmueble para vivienda en renta?

A: a) Ubicación. Deberás priorizar qué es más importante para ti: cercanía con tu lugar de trabajo, la escuela de tus hijos o sitios donde realizas otro tipo de actividades cotidianas (club, parques, centros comerciales). Un punto medio es una buena alternativa aunque no siempre es posible.

b) Acceso a servicios. Otro factor es el acceso a cierto tipo de servicios, ya sean público o privados, dependiendo de tus prioridades. Este tipo de servicios incluyen transporte público, vías de comunicación, cobertura de servicios públicos y privados como alumbrado, electricidad, seguridad, agua, gas e incluso internet. También ten en cuenta la cercanía con escuelas, hospitales, centros comerciales o zonas de bares o vida nocturna. Ya sea que quieras estar cerca de ellas o evitarlas.

c) Perfil de la colonia y/o ciudad: hay lugares que tienen perfiles mixtos en diferentes horarios del día. De noche pueden ser tranquilas, pero en las mañanas tener problemas por las entradas de hora de las escuelas. También las hay con perfil corporativo de día y restaurantero de noche. Si este tipo de perfiles no van con tu estilo de vida lo mejor será considerar otras opciones.

© Shutterstock
© Shutterstock

Q: ¿Qué porcentaje de mis ingresos debo destinar a pagar renta?

A: Los especialistas recomiendan que no sea más del 30-40% de tu ingreso. Aquí es donde tienes que preguntarte si podrías vivir con un recorte de sueldo del 30%. Si aun así eres capaz de continuar con tus gastos fijos, entonces ese porcentaje es el adecuado para ti. Ten en cuenta que existen otros gastos fijos como mantenimiento, servicios, seguros, emergencias, arreglos, así como el gasto en transporte, agua, luz, teléfono, alimentos, gym, entretenimiento.

Invertir más de la cuenta en rentar sólo te llevará a vivir fuera de tus posibilidades. No quiere decir que nunca vayas a tener ese nivel de vida, simplemente quiere decir que vas muy rápido en el paso a paso del crecimiento patrimonial. Dentro de la página de Lamudi, uno de los filtros de búsqueda te permite señalar el presupuesto del que dispones para rentar un inmueble, lo cual es muy útil al momento de realizar una búsqueda más depurada.

Q: ¿En qué aspectos del inmueble debo tener especial atención?

A: Conocer qué tipo de instalaciones tienes y las condiciones en que se encuentran es básico al momento de decirte a rentar una propiedad. En Lamudi, por ejemplo, los anunciantes señalan con qué servicios cuenta el inmueble de un determinado anuncio. Saber por ejemplo si hay una cisterna en caso de un corte del servicio público de agua, el estado y antigüedad de la bomba de agua, el material y las condiciones de las tuberías. En el caso de las tuberías así como del tinaco, verifica que no estén fabricados con materiales tóxicos.

El tema del gas también es importante, ya que es básico para poder cocinar y bañarse. Generalmente la instalación corre a cuenta del dueño del inmueble, y el pago del consumo puede recaer en el inquilino o en el propietario, dependiendo de cómo se negocie, al igual que servicios como el agua o la luz. El pago del predial casi siempre queda en manos del dueño. Servicios como teléfono o internet dependen mucho del arrendatario, así como de la negociación del pago de los mismos con el propietario.

Conocer el voltaje de la electricidad y las condiciones de la instalación eléctrica son fundamentales para saber qué tipos de electrodomésticos puedes utilizar, cuándo utilizarlos y qué adecuaciones hacer para que la instalación eléctrica o tus dispositivos no tengan problema alguno. No olvides revisar si hay algún adeudo en los servicios previo a la ocupación del inmueble.

Q: ¿Qué hago con mis mascotas?

A: Si eres de los que no puede vivir sin su mascota, especialmente si es un perro o un gato, debes preguntarle al propietario si no tiene problema alguno con que viva tu mascota dentro del inmueble. Muchas veces no depende del dueño del inmueble, sino de las políticas de condóminos en el caso de departamentos y privadas con las áreas comunes. Frecuentemente esto se establece en el anuncio del inmueble.

Q: ¿Qué documentos necesito presentar?

A: Esto dependerá mucho del tipo de inmueble que vayas a rentar y de cada arrendador. Sin embargo, entre los más importantes a considerar están comprobantes de ingresos (recibos de nómina, estados de cuenta, facturas emitidas) para comprobar tu solvencia económica; referencias laborales y/o personales que funcionen como prueba de tu solvencia financiera y respaldo en caso de imprevistos. También considera alguna identificación oficial e incluso un comprobante de domicilio.

Q: ¿Cuándo necesito un aval?

A: Aunque en teoría todos los muebles que son rentados deben contar con un aval, esto no siempre sucede y depende mucho del propietario el solicitarlo o no. Generalmente se solicita un aval cuando el potencial inquilino no parece contar a criterio del arrendador con el suficiente capital para cubrir puntualmente el pago de la renta, o sus ingresos son variables o la suma de la renta mensual es demasiado elevada.

Q: ¿Qué características debe tener mi aval?

A: a) Ser una persona de tu confianza. Como un aval es tu respaldo para el pago de una renta, es importante que sea una persona a quien conozcas y puedas pedirle este favor. Su discreción sobre tus finanzas personales será vital en caso de que no puedas pagar la cuota mensual.

b) Tener solvencia económica. De otra forma, podrías meterla en un aprieto en caso de que ni tú ni él puedan realizar el pago de la renta mensual. Este es un tema muy delicado en el que es mejor ser sincero desde el principio.

c) Estar verdaderamente dispuesto a fungir como aval. Dicho de otro modo, su interés debe ser respaldarte en el caso de incumplimiento de pago debe ser genuino y no forzado, pues de otra forma podría no apoyarte al momento de que le requieras.

© Shutterstock
© Shutterstock

Q: ¿Cuánto debo pagar de depósito?

A: Varía dependiendo del inmueble, así como lo establecido dentro del contrato de arrendamiento. Sin embargo contempla que sean entre uno y tres meses de la cuota en caso de casa-habitación. No contar con un aval puede incrementarlo hasta por seis meses. Muchas veces esto se establece desde el momento en que el inmueble es anunciado; en el caso de Lamudi, los agentes tienen la opción de poner la cantidad estipulada para el depósito en la descripción de los inmuebles.

Este dinero te será devuelto al momento de renovar el contrato o en su defecto, cuando decidas dejar el inmueble. Recuerda que al renovar el contrato deberás volver a pagar un depósito, aunque esto, nuevamente, dependerá del propietario del bien.

Q: ¿Con cuánto tiempo de anticipación me deben pedir que deje el inmueble?

A: Esto dependerá mucho de lo establecido en el contrato de arrendamiento, pero generalmente suele ser entre uno y tres meses en el caso de vivienda.

Q: ¿Qué gastos son los que corren por mi cuenta?

A: Varía mucho según lo señalado en el contrato de arrendamiento. Muchas veces las mejoras o cambios corren a cuenta del inquilino con la posibilidad de ser o no reembolsados. También entrará en juego tu capacidad de negociación con el propietario.

El pago de servicios también suele variar dependiendo del contrato y lo establecido con el dueño del inmueble. Sin embargo, te recomendamos respaldarte siempre con un contrato de arrendamiento; si éste tiene el respaldo de un notario mucho mejor.

Generalmente son las reparaciones o mejoras que menos perduran en el inmueble las que le corresponde absorber al inquilino, como es el caso de la pintura interior y exterior, o aquellas relacionadas con las tuberías más superficiales.

Q: ¿Qué reparaciones le corresponden al dueño del inmueble?

A: Usualmente el propietario debe absorber gastos más importantes, como es el caso de impermeabilizaciones, o aquellas que impliquen una buena inversión de dinero y un cambio significativo en la estructura del inmueble como es el caso de la instalación del gas, tuberías del desagüe y del agua, o la instalación eléctrica.

Q: ¿Quién debe pagar el mantenimiento?

A: Esto dependerá de cómo se negocie el pago del mismo. Muchas veces esto se establece desde que el inmueble es anunciado, como es el caso del sitio de Lamudi, en el cual el anunciante señala si la renta mensual incluye o no el pago de mantenimiento y servicios. También sucede que esto se negocia, y muchas veces el inquilino paga el mantenimiento personalmente, y la suma se le descuenta de su renta mensual.