Esto es lo que lleva un contrato de arrendamiento

contrato de arrendamiento

Elaborar un contrato de arrendamiento no es tan complicado como parece, toma en cuenta estos aspectos si deseas rentar un nuevo inmueble para vivir.

El contrato, al ser un acuerdo formal, especifica que el arrendador cede el uso de un inmueble al arrendatario a cambio de pagar un alquiler de acuerdo con las disposiciones legales.

Este documento se integra de tres partes principales: la información básica, declaraciones y cláusulas.

En información básica tenemos:

  • Lugar y fecha en que se realice el contrato.
  • Datos personales, es decir, nombre, dirección, teléfono de contacto, edad.
  • Datos de la propiedad: dirección, número de habitaciones, servicios, valor de la vivienda.
  • Duración del contrato: fecha de inicio y final. Por lo regular proponen el periodo de un año, sin embargo, también pueden incluir un periodo de prueba de 3 a 6 meses.
  • Precio del alquiler, mismo que deberá ser fijo durante la duración del contrato.
  • El monto del depósito o fianza y las condiciones de devolución al terminar el periodo del contrato.
  • Firma de ambas partes.

Sobre las declaraciones hay tres definiciones importantes que no deben faltar:

  • El arrendador es dueño y por ende está facultado legalmente para alquilar el inmueble.
  • El arrendatario cumplirá con el pago puntual de la renta y las condiciones expresas en el contrato.
  • El fiador es propietario de un inmueble libre de gravamen que actúa como garantía.

Cláusulas

Antes de firmar cualquier contrato lee bien las cláusulas sobre el arrendamiento, esencialmente se refieren a la renta, el depósito en garantía, la vigencia, los servicios, la cesión de derechos y condiciones para  terminar el acuerdo.

  1. La renta corriente y el depósito se pagan por adelantado para alquilar el departamento o casa.
  2. El plazo para pagar la renta, el cual se acuerda con el dueño, puede ser en los primeros días del mes o en los últimos.
  3. Causas para terminar el contrato de arrendamiento. Incumplimientos.
  4. Uso del inmueble, habitacional o comercial.
  5. Medidas y estado del inmueble.
  6. Consecuencias de terminar anticipadamente el contrato.
  7. Responsabilidades y obligaciones del fiador.

Recuerda que este es un esquema general, por lo tanto, tendrá variaciones de acuerdo con las características de cada propiedad y por su puesto que es diferente si se trata de un contrato de arrendamiento para locales comerciales, terrenos o bodegas, un uso distinto al habitacional.